Paseo de la Estación, 16 - Ciempozuelos, 28350, (Madrid)

¿Cómo planificar las vacaciones con nuestros mayores?

Es conveniente organizar el viaje teniendo en cuenta las condiciones de salud de nuestro familiar

 

titulo
COMO PREVENIR LOS GOLPES DE CALOR EN NUESTROS MAYORES
tulo

Dedicar tiempo a nuestros mayores durante el verano puede ser muy beneficioso para su salud a todos los niveles: físico, mental y emocional. Sin embargo, si salimos de vacaciones con personas mayores debemos tener en cuenta determinados aspectos para garantizar su seguridad, principalmente en aquellos mayores que tienen algún grado de dependencia.

 ¿Qué beneficios tiene viajar en las personas mayores?

 Viajar es una actividad recomendable para cualquier edad, aunque en el caso de los mayores de 65 años es aún más beneficiosa. Entre las principales ventajas se encuentran:


* Potenciación de la atención: en el transcurso, por ejemplo, de una visita turística, deberán estar atentos a las explicaciones y orientaciones de los/as guías, lo que hace que se concentren a la vez que aprenden y disfrutan.
* Socialización: viajar en compañía previene el aislamiento y les permite incluso conocer a otras personas o hacer nuevas amistades.
* Aumento de los sentimientos y las emociones positivas: las salidas o escapadas durante el período de vacaciones aumentan la autoestima y la independencia de nuestros mayores, y eso se nota considerablemente en su actitud y su estado de ánimo.
* Mayor actividad física: caminar o pasear para visitar lugares en vacaciones es una actividad muy recomendable para las personas de mayor edad.

 

¿Y si el familiar mayor tiene algún grado de dependencia?

 

Si viajamos con personas mayores con algún grado de dependencia debemos programar el viaje en función de sus condiciones de salud y movilidad. Y, tendremos que tener muy en cuenta, que sería perjudicial para su salud alterar demasiado su rutina. Para ello sería muy positivo que mantuvieran inamovibles ciertos hábitos de su vida diaria como los horarios de las comidas, de los descansos o de sus tratamientos médicos.


En el caso de que la persona mayor no quiera o no pueda viajar tenemos que tratar de que no se quede sola. Para conseguir que también disfruten a pesar de que no vayan a viajar, existen opciones como:


* Dividirse entre varios familiares la atención y los cuidados de su familiar mayor o visitarles con frecuencia en el centro de mayores en el que residan.
* Contratar un servicio de teleasistencia o incluso a un cuidador/a profesional que pueda atender sus necedidades y proporcionarle compañía.

 

Garantizar que los lugares sean accesibles

 

Si planificamos un viaje con personas mayores, es fundamental que nos aseguremos de que el lugar que vamos a reservar es accesible, tanto el establecimiento o apartamento en el que nos vayamos a hospedar como los emplazamientos, zonas o monumentos que vamos a ir a visitar. Una buena manera de asegurarnos de que los sitios a los que nos vamos a desplazar son accesibles es usar el filtro de los rastreadores web para que nos proporcionen solamente los resultados de lugares o establecimientos con instalaciones adaptadas para aquellas personas con movilidad reducida.